¿El WiFi va lento? Es posible que lo esté usando tu vecino

 

El primer síntoma: esto va muy lento

Si uno ha llegado a preocuparse por la integridad de su red, será porque ha notado un considerable descenso en la velocidad de internet, y en especial durante el prime time (después de cenar). No sirve de nada confiarse en la instalación que ha llevado a cabo nuestro proveedor de internet y las contraseñas utilizadas, puesto que esta barrera de acceso puede ser fácilmente franqueada.

Expulsar al usurpador

Acceder al panel de control del router y, si no tenemos las instrucciones del fabricante a mano, la mayoría de los routers usan la dirección 192.168.1.1 y en cualquier caso, siempre se puede localizar el manual en internet. Una vez dentro del panel de control, lo primero que hay que hacer es cambiar la contraseña de la red (generalmente se encuentra en la sección WiFi) por una que debemos apuntar, puesto que habrá que conectar de nuevo todos los equipos.

Evitar nuevos accesos

La mayoría de los ataques se producen en equipos que llegan con la configuración de fábrica y cuyas claves no han sido modificadas por el usuario. En este sentido, lo más recomendable es cambiar también la contraseña de acceso al propio router y huir así del conocido admin que emplean un gran número de fabricantes